Síguenos en
AHORA NUESTROS CURSOS TAMBIÉN ONLINE

Llega el verano, aprende como conseguir el efecto “sun kissed”. Consíguelo con los polvos bronceadores.

Aquí te enseñamos unos puntos clave que tendrás que tener en cuenta para sacar al máximo de tus polvos bronceadores y aplicar la técnica con éxito:

1) Escoger el tono ideal

Como siempre indicamos en nuestros Cursos de Automaquillaje, como sucede con todos los productos de maquillaje, al escoger el tono adecuado para tu color de piel tendrás un 50% del maquillaje ganado. Lo ideal es optar por un polvo bronceador que sea 2 tonos más oscuros que tu color de piel, para conseguir un efecto de piel ligeramente bronceada, pero este debe ser lo más sutil posible para que parezca natural.
Para escoger el tono adecuado tan solo tendrás que tener el cuenta el tono de tu piel:

  • Si eres más blanquita tendrías que utilizar los de tonos más claros para que no haya grandes diferencias y queden más naturales.
  • Si eres morena lógicamente tendrías que escoger aquellos polvos bronceadores de tonos más oscuros, pero cuidado con escogerlos demasiado intensos porque te endurecerán mucho las facciones.

2) Dónde y cómo aplicarlos.

Aplicaremos el tono claro de forma muy ligera por todo el rostro bajando hasta el cuello y con el oscuro solamente destacaremos el nacimiento del cabello, la barbilla, el puente de la nariz y ligeramente el pómulo.

Y en casos en lo que estés muy pálida se puede igualar aplicándolos también en el escote, la clavícula, los hombros. Pero ojo con aplicar demasiado producto ya que no conviene mezclarlos con el sudor típico del verano.

*Debes tener cuidado y no aplicarlos de forma muy intensa e indiscriminadamente por todo el rostro. Si no, el acabado brillante se volverá en tu contra y se creará una sensación de “piel grasa”. Asique recuerda: Aplícalos solo en aquellos puntos que quieras potenciar y dar luz

3) Utilizar una brocha adecuada.

Otro tema importante a tener en cuanta antes de aplicarnos los polvos de sol es qué herramientas necesitamos. Lo imprescindible es una brocha de pelo muy tupido y muy ancha, para no crear líneas en el rostro. Y la segunda característica que tiene que tener es que sea muy redonda, para difuminar bien

Y para terminar un truco infalible:
No lo apliques directamente sobre la piel. Lo mejor es hacerlo sobre una piel matificada previamente o con una base muy ligera porque sino no durara mucho tiempo.

Si os ha quedado alguna duda no dejéis de consultarnos.

Pin It on Pinterest

Compartir
en Redes
Sociales
COMPARTIR EN REDES SOCIALES