Síguenos en
AHORA NUESTROS CURSOS TAMBIÉN ONLINE

Flequillos ¿Cómo elegir el que mejor me sienta?

Como insistimos en nuestros “Estudios de Visagismo”, el flequillo es uno de los detalles más importantes a la hora de personalizar cualquier peinado y puede ayudarte a realzar tus rasgos más bonitos y a disimular pequeños defectos como una frente ancha o una mandíbula prominente. El flequillo enmarca el rostro dando un toque único a tu imagen: desestructurado para un look fresco y juvenil, recto como complemento a un clásico “bob”, largo y ladeado para un acabado ultra moderno, con sensuales ondas… ¿cuál elegir ?

Aquí te damos las claves para elegir el que más te favorece:

Primero debemos saber cuál es la forma de nuestro rostro para escoger bien un flequillo que nos favorezca.

Para un rostro redondo, el flequillo ideal será desfilado, pues así disminuirás el ancho de tu rostro y crearás la sensación de que este es más ovalado. Pero si prefieres un flequillo recto, tampoco te desfavorecerá, solo deberás asegurarte de que éste no sobrepase el límite de tus cejas o, por lo menos, llevar un flequillo desmechado que deje entrever tu frente.
Para un rostro alargado es perfecto el flequillo recto, sobre todo si es tupido, pues visualmente acortará el largo de tu rostro. Si, por el contrario, tienes un rostro diamante; esto es ligeramente alargado y con una barbilla puntiaguda, puedes lucir un flequillo ladeado no muy largo para que ayude a tu frente a lucir más amplia.
Para un rostro ovalado, gracias a que tiene una forma proporcional, es muy agradecido ya que admite cualquier tipo de flequillo. Cualquier flequillo ya sea corto, ladeado, largo o desfilado te sentará bien. Si tienes una cara con forma triangular, el flequillo ideal aquel que no es demasiado tupido pero que cubre todo el ancho de la frente. Debes evitar, además, los flequillos rectos y apostar por uno desfilado o ladeado.
Para un rostro con  forma de corazón (redondo y con una barbilla pequeña y puntiaguda), sí que acepta los flequillos rectos, aunque el flequillo ladeado también ayuda a disimular la frente ancha y a estilizar la barbilla. Si el flequillo es corto y desfilado el efecto será impresionante.

Los rostros cuadrados necesitan un flequillo ligero y desfilado que suavice el rostro. Uno ladeado también es recomendable, mientras no sea demasiado corto o tupido.

Es importante también que  tengas en cuenta a la hora de decidirte que tipo de pelo tienes, ya que un pelo liso por naturaleza tendrá un tratamiento mucho más sencillo que un pelo rizado.

Y ahora que ya sabes todos sus efectos ¿con cual te quedas?

Pin It on Pinterest

Compartir
en Redes
Sociales
COMPARTIR EN REDES SOCIALES